EVA

 

Ya lo sabíamos: después de Falcó, habría una segunda novela. Y llegó Eva (Alfaguara, 2017), donde Arturo Pérez-Reverte retoma al personaje femenino que conocimos en la anterior. Los protagonistas y sus roles son los mismos: Lorenzo Falcó sigue al servicio de los franquistas; Eva Neretva es, como siempre, una eficaz agente soviética. Él, un mercenario; ella, una luchadora con fe en su causa. Cada uno en un bando enemigo a muerte del otro. El contexto, claro, es la guerra civil española. Pero la acción se sitúa ahora en Tánger, en la costa de Marruecos, donde “espían hasta los limpiabotas y las putas.” Allí, la ficción se arma sobre un hecho histórico: el operativo de envío a Moscú de toneladas de oro proveniente de las reservas españolas. Ella procurará garantizar ese traslado, mientras que él tiene órdenes de volver a España con el oro. Los hechos se van articulando con precisión en el marco de una acertada reconstrucción de lugares, personajes y costumbres. El narrador nos sumerge en aquel mundo con mano magistral. Los protagonistas viven una relación de amor-odio. Son “peones desechables en un tablero donde jugaban otros”, pero aun así darán lo máximo hasta el final. El epílogo anuncia una tercera aventura para Falcó.

 

Diana Raschelli de Ferraris

 

WhatsApp chat