IRENE NÉMIROVSKY

Irene Némirovsky es una autora de origen ucraniano que alberga en sus escritos de alguna manera sus experiencias en la Rusia prerrevolucionaria y en la Francia de entreguerras. Todo ello combinado con lo que significaba ser hija de un rico banquero judío y de una madre que no se interesó lo más mínimo en su educación. Ambos aspectos marcarían su obra.

En 1917 cuando comenzó la Revolución Rusa, Irene se escondió junto a su familia durante más de un año en Moscú. Durante ese periodo, dispuso de mucho tiempo para leer y forjar su bagaje cultural. Ante el miedo de una represalia, los Némirovsky, vestidos como campesinos, huyeron a pie de Rusia y se quedaron un tiempo en Estocolmo, esperando los visados para poder vivir en Francia. En 1919, se instalaron en París, y allí empezó a redactar sus historias y novelas, a la vez que se licenció en Letras en la Sorbone.

En 1929, la editorial Grasset publicó David Golder, su primera novela. Según leo en Wikipedia Irene,  “temiendo el rechazo, no incluyó en el sobre ni su nombre ni su dirección. El editor tuvo que publicar un anuncio en la prensa para poder conocer al autor de aquella obra audaz, cruel y brillante”. La escritora empezó a tener cierto renombre en las letras francesas.

Irene, que escribía en francés y pidió la nacionalización en su país de acogida, provenía de una familia judía. Sin embargo, la autora rechazó su religión y se convirtió al catolicismo en 1939.

Muchos de sus libros han sido causantes de varias polémicas por su antisemitismo. No obstante, fue su origen judío lo que la condenó y convirtió en una víctima más del nazismo, gracias al colaboracionismo del gobierno de Vichy en la II Guerra Mundial. Desde el principio de la ocupación, la familia se retiró al campo, y allí,  la escritora siguió escribiendo, aunque no podía publicar por las leyes antisemitas francesas. Irene y su esposo, Michel Epstein, murieron en Auschwitz en 1942. Ella fue arrestada primero, y él hizo todo lo posible por intentar liberarla. Al final, Epstein fue apresado para fallecer en la cámara de gas unos meses después que su esposa.

Su muerte enterró en parte la obra de la autora. Sin embargo, del matrimonio nacieron dos niñas, Denise y Elizabeth, a quienes Irene legó una maleta llena de manuscritos que guardaron durante mucho tiempo. Entre los papeles se encontraba, la novela ‘Suite Francesa’, que se publicó por primera vez en el año 2004, en Francia. El revuelo que levantó hizo que se tradujera a más de 30 idiomas, incluido el castellano y que sirvió como revulsivo para recuperar los libros de su madre.

En el caso de El Ardor de la Sangre su publicación se la debemos a Olivier Philipponnat y Patrick Lienhardt, biógrafos de la escritora, que encontraron 30 hojas de manuscrito de Némirovsky en el Intitut Mémories de l´Édition Contemporaine  de París y que, con mucho esfuerzo, lograron transcribir para que viera la luz este precioso libro.

https://sinprobarpipasfacundo.wordpress.com/2012/01/23/la-vida-de-irene-nemirovsky/

WhatsApp chat