TIENE QUE LLOVER

Ya desde la provocación de su nombre, la novela autobiográfica de Karl Ove Knausgård Mi lucha ⎼3.600 páginas en seis volúmenes macizos⎼ choca e irrita. Tiene que llover (Anagrama, 2017) es el quinto tomo, y puede leerse en forma independiente. En la tapa, el rostro duro del autor nos clava sus ojos claros. Los surcos que lo recorren parecen dar cuenta de un permanente estado de conflicto, esa lucha consigo mismo que se empeña en exhibir. Este tramo de la historia abarca los catorce años que vivió en Bergen, sus experiencias como estudiante, sus primeras parejas, los esfuerzos por llegar a ser un escritor, sus excesos con el alcohol, la relación con su familia, su matrimonio. Al relatar esa etapa difícil, el narrador hace gala de una buena dosis de impudor: no ahorra detalles escabrosos de nadie, sobre todo de sí mismo. Reiterados intentos fallidos marcan sus relaciones personales y su tarea de escritor novato. “Yo era un don nadie que en el fondo no sabía escribir, porque no tenía nada que decir.” Fracaso tras fracaso, siempre encuentra el impulso para salir del pozo y empezar de nuevo; su vocación de escritor se sobrepone a todo. La novela atrapa y se lee con facilidad.

 

Diana Raschelli de Ferraris

 

  • Tiene que llover
  • Karl Ove Knausgårdd
  • Anagrama
  • Año 2017
  • 696 páginas
  • ISBN 978-84-339-7983-4

 

WhatsApp chat