EL AMOR ES UNA CATÁSTROFE NATURAL

En este libro de cuentos de Betina González, tal vez lo primero que encontremos sean personajes que a primera vista calificaríamos de raros. Simplemente raros, complejamente ricos. Todos, con mucha fantasía y originalidad desde su génesis. Pero todos también tan cotidianos y reconocibles por algún detalle, una palabra que dicen, algo que piensan, que no nos son absurdos. Pero todo, personajes y situaciones, tienen un velo de extrañeza, no son modelos comunes a copiar. Son raros, como muchas de las situaciones que les tocan vivir, casi disparatadas, pero sin estridencias. Esto no es realismo mágico, está lejos de serlo.

Todos están signados por desgracias personales, caídas, descensos sin fin, situaciones desdichadas que terminan con lo cotidiano de sus vidas. Hay catástrofes, como lo dice el título. Las catástrofes son en las propias personas, que se encuentran con lo no esperado, lo catastrófico. Y lo más interesante, ocurren en un no lugar y un no tiempo. Eso es lo que los hace reconocibles, porque son cosas de siempre y de cualquier lugar. Hay muchos que son niños; la historia de cada individuo empieza en su propia niñez, no es casual por lo tanto. El niño muchas veces es testigo de inconsistencias adultas, y no solo en estos relatos, en la vida también ocurre. Tal vez por eso haya mucha fantasía en el libro, pero no son cuentos fantásticos, son cuentos realistas que unen ciertas cosas difusas con la realidad más contundente, ensambladas con maestría por Betina González.

La prosa es despojada, limpia, dice lo que tiene que decir y con eso alcanza. Es por esa especial manera en la que está narrado cada uno de estos trece cuentos. Hay digresiones que no alteran ni entorpecen el relato – historias dentro de otra historia – tan bien trabajadas como para no distraer al lector del asunto central pero al mismo tiempo enriquecer a este. Muchas veces son descripciones cargadas de un humor sutil. Una especie de humor que flotaría por encima del hecho en sí y que nos habla de una autora que goza en la escritura, que no transmite solo catástrofes, sean naturales o no. En todos, hay una excelente factura y una escritora que transmite el placer de escribir. Y de leerla, a nosotros.

 

Irma Carbia

 

  • El amos es una catastrofe natural
  • Betina González
  • Tusquets
  • Año 2018
  • 216 páginas
  • ISBN 9789876705301

 

 

WhatsApp chat