LA FLOR PÚRPURA

Primera novela de la escritora nigeriana Chimamanda Ngozi Adichie (la publicó en 2003), La flor púrpura (Debolsillo, 2018) aporta su visión, desde adentro, de una realidad que conocemos poco. La narradora es Kambili, que a los quince años vive con su hermano Jaja y sus padres en la ciudad de Enugu. El padre es obsesivo del orden y los horarios, represor hacia la esposa y los hijos, y tan fanático de la religión católica que llega al fundamentalismo. Su hermana lo define como “un producto colonial”. Sin embargo, defiende la democracia y lucha por la vigencia de los derechos humanos en su país. Los dos adolescentes, que crecen en ese hogar opresivo, descubren que en otros ambientes se respira más libertad y se disfruta la vida, aun en condiciones de pobreza. El trasfondo de la historia es la turbulenta realidad política de Nigeria, con un pasado de colonialismo muy cercano y un conflicto no resuelto entre las tradiciones locales y la fe impuesta por los europeos. La familia de Kambili evidencia esas posturas enfrentadas. Uno se pregunta, al avanzar en la lectura, si habrá un punto de encuentro, alguna forma de conciliación. O si la violencia, al igual que en el país, terminará por prevalecer.

 

Diana Raschelli de Ferraris

 

WhatsApp chat