10 PREGUNTAS A ARIANA HARWICZ

 

¿Cómo fueron tus comienzos en la escritura narrativa?

Estudié guión, dramaturgia y literatura pero siempre pensaba la escritura desde la lectura. Siempre estaba detrás del decorado de las obras que leía pero nunca pensé en escribir literatura. Y un día, después de muchos viajes entré en el bosque y “vi” un ciervo y ahí apareció lo que fue mi primera novela, “Matate, amor”.

¿Te inspiró alguna persona o alguna situación en particular?

Lo dicho antes, una visión, pero a la visión hay que llegar después de mucha ceguera, hay que entrenarse para ver. Ese es todo el trabajo y toda la dificultad, ver.

¿Existe un horario propicio para ponerte a escribir o cualquier momento es ideal?

Mi ideal es todo el tiempo, todo el día, sin horarios, sin cortes. “Huir de la vida para escribir, huir de la escritura para vivir”.

¿Cómo está ambientado tu lugar de trabajo y en donde lo haces usualmente?

Hace un tiempo que vivo mudándome, no hay un paisaje único así que como se hace con los niños cuando se llega a un nuevo lugar me armo el mundo de escritura, la vista de escritura donde sea que esté, una silla, una mesa y listo. Puedo pensar que está el río, el mar, una colina.

¿Cómo surgió la idea de “Matate, amor” y en qué te basaste para escribirlo?

No fue una idea, fue una vida que se me vino encima, se me tiró, supongo que a los compositores se les aparece una melodía, dos, tres notas juntas y eso desencadena el resto, la sonata, la ópera, la obra. Yo vivía dando vueltas por un village como un perro callejero buscando, buscando. 


¿Qué estás leyendo actualmente?

 “La familia” de Gustavo Ferreyra, “Los emigrados” de Sebald.

¿Cuáles son tus autores preferidos?

Hay autores pero también hay períodos de esos autores, y dentro de los períodos hay libros y dentro de los libros capítulos, y pasajes, y fragmentos y frases. Encontrar la gracia, el milagro que buscaba Stéfano de Discépolo. Eso del; “El conflicto se manifiesta con la tensión que se produce entre el deseo por el arte como concreción espiritual de la vida y los modos de la supervivencia que exige la sociedad”.

Armando Discépolo, Roberto Arlt, Eugene Ionesco, Chejov, Tennessee Williams,  Céline, me interesan muchos los dramaturgos, aunque no veo la diferencia con un escritor, como decía Patrice Pavis, que “el fin último de la dramaturgia es representar el mundo”.

 ¿Qué autores recomendarías leer?

Esos mismos pero como el amor, los libros no se buscan, se descubren.

Si tuvieras que elegir un personaje de ficción de algún libro para sentarte a charlar un rato, a quien elegirías?

Me sentaría a beber y hablar con la condesa Isabel Báthory.

¿Existe algún libro famoso que te hubiera gustado escribir?

Siempre “Crimen y castigo”.

 

Muchas Ariana por tus respuestas!!

WhatsApp chat