CONFIGURACIÓN DE LA ÚLTIMA ORILLA

Este poemario nos revela a un Houellebecq sensible y crudo a la vez. La primera página de su libro comienza con un poema corto y contundente que releí por lo menos unas veinte veces; cada verso es desvastador.

“Cuando muere lo más puro / Cualquier gozo se invalida / Queda el pecho como hueco, / Y hay sombras por donde mires. / Basta con unos segundos / Para eliminar un mundo.”

Los poemas que continúan a lo largo de las páginas, algunos más cortos que otros,  son versos libres y otros más metrados y con rima. Lo que sí sobrevuela en  todos sus poemas es un velo de amargura, de sinsentido que traspasa las páginas y llega hasta quien lo lee. El amor, la naturaleza, la frivolidad, las relaciones humanas, el sexo, son los tópicos presentes en todos su poemas, su alma se desnuda en cada uno de ellos. Una mirada irónica, desesperanzada sobre el mundo, las personas y sobre él mismo.

“Cualquier futuro es necrológico / Ya sólo nos hiere el pasado / El tiempo de la ebriedad y el sueño / La vida no tiene nada de enigmático.

Leyendo “Configuración de la última orilla” uno como lector experimenta un vacío, una sensación de ahogo, un dolor punzante, una especie de shock post -traumatico del que vamos saliendo intentando dar bocanadas de aire fresco para volver a nuestro equilibrio.

Al final de sus páginas vuelve de a poco la esperanza, la motivación, el deseo aparece solapado:

“¡Experimenta en tus órganos la vida de la luz! / Respira con prudencia, con delectación / Existe un camino medio que completa la acción / Es el fantasma inscrito en el núcleo de la materia.”

Houellebecq. Un escritor y poeta con gran peso dentro de las letras, nos demuestra que las palabras pueden traspasar el papel, pueden hacernos doler, sufrir y desear algo más.

 Loli Ros

  • Configuración de la última orilla
  • Michel Houellebecq
  • Anagrama
  • 2016
  • 104 páginas
  • ISBN 978-84-339-7959-9
WhatsApp chat