ALMANAQUE DEL BICENTENARIO

 

Todos sabemos que el 9 de julio de 1816 se declaró la Independencia. Pero la mayoría de los argentinos desconoce tanto sus pormenores, como la vinculación de ese hecho con la revolución iniciada en mayo de 1810.

¿Por qué el Congreso se realizó en Tucumán, cuando el protagonismo político hasta ese momento había sido de Buenos Aires? ¿Por qué, si en 1810 se formó el primer gobierno patrio y en 1813 ya teníamos himno nacional, moneda propia y escudo, se demoró seis años para emanciparnos? ¿A qué se debió la ausencia de los diputados de las provincias del Litoral, que se habían reunido en otro Congreso liderado por Artigas? ¿Quiénes fueron esos diputados firmantes del acta de Independencia, a los que hoy sólo recordamos al mencionar sus apellidos en los nombres de algunas calles y avenidas? ¿Por qué se demoró varios días en agregarle a la Declaración de Independencia el carácter “de toda otra dominación extranjera” y no sólo de España?

Este Almanaque —llamado así para recuperar una antigua tradición de publicaciones que contenían información respecto de un determinado período o hecho histórico—, tiene como propósito celebrar los 200 años del hecho fundacional de nuestro país. Comienza con un análisis de la historia previa al Congreso de Tucumán y de sus protagonistas; repasa cada sesión del Congreso y sus debates principales; y cierra con algunas curiosidades sobre las calles y avenidas actuales vinculadas con ese acontecimiento.

Loli Ros

  • Almanaque del Bicentenario
  • Guillermo Máximo Cao
  • Editorial Bärenhaus
  • Año 2016
  • 315 páginas
  • ISBN 978-987-46039-8-2
WhatsApp chat