LA CHICA DEL TREN

 

“¿Estabas en el tren de las 8.04? ¿Viste sospechoso? Rachel, sí.”

Este párrafo lo podemos leer en la contratapa de la novela La chica del tren de Paula Hawkins. Ha estado 16 semanas en el número uno de la lista de libros más vendidos del New York Times y ningún ha vendido tanta cantidad de ejemplares en sus primeros meses de trayectoria.

Rachel es la protagonista de esta historia, una mujer alcohólica, depresiva, obsesionada con su ex marido, que ha perdido su empleo, y que está atravesando un crisis total. Aún así, todos los días continúa tomando el tren de las 8.04 para dirigirse a Londres a no hacer nada, viendo siempre el mismo paisaje y pasando por delante de su antigua casa y por las casas de otros vecinos. En una de ellas, vive una pareja que parece tener una vida perfecta, que desayuna en la terraza de la casa y a la que Rachel no puede dejar de mirar a través de la ventanilla. En uno de esos rutinarios días, estando borracha, ve algo que le llama la atención y que no podrá quitar de su cabeza, lo que se transformará en una nueva obsesión. La mujer de la terraza a la que ella bautizó Jess (Megan) ha desaparecido, es la noticia que circula en todos los medios.

La estructura de la novela intercala las voces en primera persona de las tres narradoras, Rachel la protagonista principal, Anna y Megan (Jess), las que se van entrelazando a lo largo de la historia en capítulos cortos.

En este thriller psicológico el suspenso se mantiene hasta la última página. Con Rachel nos subimos como lectores al tren de las 8.04 y a un ritmo vertiginoso no descendemos de él hasta llegar a la última estación, al final revelador. Mi viaje duro veinticuatro horas, me subí a la lectura y al tren un miércoles al mediodía llegando a la última hoja y última parada al mediodía siguiente.

Loli Ros

  • La chica del tren
  • Paula Hawkins
  • Planeta
  • Año 2015
  • 496 páginas
  • ISBN 9789504946403
WhatsApp chat